El presunto culpable de este homicidio fue abatido por la policía al darse a la fuga.

Fue encontrado en Tarascon en el sureste de Francia, un cuerpo decapitado, que podría ser de un menor de 13 años desaparecido desde hace días, con marcas que podrían indicar actos caníbales.

El cuerpo decapitado y la cabeza del menor fueron descubiertos en un departamento de Tarascon, tras la llamada de un testigo a la policía, según indicó a la AFP el fiscal de este pueblo de 15.000 habitantes, al norte de Marsella.

Al momento que los agentes ingresaron a la vivienda, vieron el cuerpo dentro de una bolsa, mientras que la cabeza estaba en un balde en el baño.

Al parecer, el cuerpo tenía jirones de piel de la espalda arrancados, a la altura del hombro, pero es “imposible confirmar la hipótesis de la antropofagia en el estado actual de la investigación”, declaró Laurent Gumbau, el fiscal.

Así mismo, añadió que “Los investigadores relacionaron este departamento con la desaparición de un menor de su hogar en Marsella hace unos días”.

El presunto responsable de este homicidio “conocido por sus problemas psiquiátricos”, fue abatido por un disparo de la policía al momento que huyó por el techo del edificio, según testimonios de los vecinos, así mismo, las autoridades señalaron que el sujeto no estaba armado al momento de ser intervenido

Comenta con tu cuenta de facebook