La Alcaldía Distrital de Cartagena continúa adelante con la implementación del piloto de playas que se desarrollará en Bocagrande, y en el sector de Playa Azul, en La Boquilla. Dependiendo del cuidado de todos y del comportamiento de la pandemia, gradualmente se irán autorizando otros sectores.

Durante los últimos dos meses, un equipo interinstitucional de la Administración Distrital integrado por la Secretaría de Planeación, Gerencia de Espacio Público, Distriseguridad, la asesora para la reactivación económica del Distrito, María Claudia Peñas, la coordinación de Playas y la Dimar, han desarrollado el modelo de ocupación y adaptación para las playas de Cartagena con todas las medidas de bioseguridad decretadas por el Ministerio de Salud, para la apertura de playas en el país.

“Tendremos unas unidades sociales que serán cubículos de 16 metros cuadrados de área, donde ubicaremos, a máximo, seis personas con parasoles y sillas playeras. Allí las personas tendrán el distanciamiento social correspondiente, pero al mismo tiempo, podrán tener interacción con sus familias”, apuntó Guillermo Ávila Barragán, secretario de planeación distrital.

“Hemos estado haciendo las pruebas en terreno de cómo vamos a implementar este piloto, que estará abierto en los primeros días de octubre”, sostuvo el funcionario.

Para la asistencia a las playas piloto durante su reapertura, será necesario hacer una reserva previa, a través de un mecanismo que se anunciará en los próximos días. La playa estará dividida en zona de servicios, para los vendedores, zona de seguridad para salvavidas, zona de reposo, donde estarán las unidades sociales, y la zona de bañistas.

Comenta con tu cuenta de facebook