Raquel Victoria Sierra Cassiani, alcaldesa del municipio de María La Baja, rechazó enérgicamente todo acto de intolerancia que perturbe la tranquilidad de los más de 48.079 habitantes del municipio, frente a la reciente riña ocurrida en el barrio El Prado, que dejó como saldo 3 personas heridas con machete y que obligó a la intervención de un equipo de la Policía Nacional, que cuando llegó al lugar de los hechos fue increpado por algunos que les reclamaron airadamente por su posible llegada tarde al lugar de los acontecimientos.

La mandataria, aseguró, que reconoce que el barrio donde se presentaron los hechos es un sector vulnerable del municipio que demanda mayor inversión y la atención de toda la oferta social del estado, habitado por familias disfuncionales, con alto índice de intolerancia, pero que están focalizados por su administración para adelantar todo un trabajo que permita la recuperación del tejido social en la zona.

“Damos un parte de tranquilidad a toda la población. Todo está controlado, pero que, si hubo desespero por una hora, mientras los heridos eran desplazados al hospital local. Los muchachos se encuentran en observación y la población espera que los jóvenes afectados se recuperen de la mejor manera, para tranquilidad del seno de sus familias”, indicó la burgomaestra.

De igual manera, la primera autoridad, dijo que desde su administración se adelantan acciones con todo un equipo interdisciplinario encaminados a la recuperación del territorio, “queremos seguir siendo un territorio de paz, no queremos que el monstruo de la violencia se apodere nuevamente de nuestro municipio y siembre el terror y el miedo en nuestra gente. Rechazamos todo acto violento que nos perturbe y los invito a que rodemos y apoyemos a nuestra fuerza pública”, recalcó la alcaldesa.

Comenta con tu cuenta de facebook