Le dijo al menor que le mamá había autorizado que le entregará el celular y la licuadora.

El hecho le salió caro y le dieron una golpiza.

La comunidad del barrio San Martín, en Magangué, está a la expectativa debido a que un delincuente intentó apoderarse de varios elementos de una casa aprovechando la inocencia de un niño.

Cuentan que era la 1 de la tarde, cuando hasta el barrio llegó un sujeto desconocido. Estuvo deambulando hasta encontrar el sitio perfecto para hacer de las suyas.

Se dio cuenta que en una casa solo estaba un niño de ocho años, a quien se le acercó y le dijo que por orden de su mamá le entregara un teléfono celular y una licuadora.

El menor le dijo al sujeto que su mamá se había llevado el celular y este le pidió que pe entregara la licuadora.

El niño fue a buscarla y la metió en una bolsa y se la entregó al sujeto, quien creyó que había logrado su gran hazaña y emprendió su huida del barrio.

De lo que no se percató el sujeto fue que un vecino se dio cuenta de todo lo que ocurría en la casa del niño.

Cuando el sujeto intenta irse, de inmediato gritó para alertar a los vecinos, quienes de inmediato se reúnen y rodean al tipo y le dan una golpiza. Sin embargo, minutos después el sujeto, con lesiones en el cuerpo, logra escapar.

Afortunadamente para la madre del niño, gracias a la pronta acción de los vecinos logró recuperar la licuadora.

Comenta con tu cuenta de facebook