El dolor, la tristeza y desesperanza reinan en el hogar de Lisibet Petro Pimienta, una menor de 14 años, que murió, al decir de los padres por una negligencia médica.

El fallecimiento se produjo pasada la 1 del tarde del sábado, en la Madre Bernarda, poco después que llegara remitida de la EPS Salud Total a la clínica Madre Bernarda.

Juan Carlos Petro, padre de la menor, contó que solo hasta ayer cuando los médicos de la EPS la vieron en tan mal estado de salud fue que corrieron para practicarle una serie de exámenes con el fin de establecer qué estaba afectando su organismo.

“Solo hoy, cuando la vieron que estaba muy deteriorada fue que la atendieron y después de hacerle unos exámenes se confirmó que tenía dengue”, dijo el hombre, destrozado porque su hija, que el próximo año, Dios mediante, se graduaba de bachiller, había padecido en la última semana sin que recibiera la atención médica adecuada.

El angustiado y adolorido padre comentó que desde el martes pasado comenzó a llevar a su hija a un centro de atención de la EPS “donde los médicos lo mandaban para una cita prioritaria y la enviaban a otro lado para que otro médico la revisara. Me mandaban un poco de medicinas para el dolor”, contó.

Relató que su hija no presentaba fiebre, no le ordenaron hacer exámenes para tratar de establecer qué podría tener.

“Después que medio la vieron, me la traje para la casa y la volví a llegar el día siguiente porque seguía mal y le hicieron lo mismo. La ve una doctora y le comento que ella estaba vomitando, pero nuevamente la mandaron para cita prioritaria”, contó.

Juan Carlos Petro señaló que ese día le hicieron unos exámenes de orina y sale que tiene una infección  además tenía las plaquetas bajitas. Después no la atendieron más asegura el padre.

“Lo que hicieron fue ponerle una destroza y le dieron de alta nuevamente. Durante tres días me tocó correr con ella para que la atendieran”, recuerda.

Den la madrugada del sábado, la menor vomita dos veces y ante esto, el padre nuevamente sale de la casa, a las 4:30 de la mañana, y la lleva al médico. “Ella llegó desmayada y allí si la atendieron de inmediato. Los médicos vieron los exámenes que se habían practicado anteriormente y se preocuparon porque tenía las plaquetas muy bajitas y fue cuando le dijeron que le iban a hacer un examen para determinar si ella tenía dengue, también le pusieron destroza”.

Cuenta que el estado de salud de su hija era muy delicado. En ese momento les dicen que están haciendo el trámite respectivo para trasladar a Lisibet Petro Pimienta de Salud Total, a una clínica. Rato más tarde, la niña es remitida a la clínica Madre Bernarda.

“A mi hija la atendieron mal. En Salud Total no hizo el procedimiento médico que debía hacer en este caso. Ella vomitaba mucho y solo le mandaban diclofenaco y para la casa, solo hasta hoy (sábado) fue que le detectaron dengue”, contó Petro.

La menor junto con sus padres vivía en el barrio Nuevo Paraíso.

Juan Carlos Petro dijo que de momento se dedicará a todo lo relacionado con el sepelio de su hija y que tan pronto termine, buscará ayuda para ver que se hace porque “Esto no se puede quedar así”, expresó.

El hombre, en medio de su dolor, pidió a las autoridades distritales de salud que hagan las investigaciones del caso y que este hecho no se convierta en una cifra más de las frías estadísticas que se llevan en muchas instituciones médicas.

Comenta con tu cuenta de facebook