Un llamado de auxilio hicieron los habitantes del barrio El Prado a las autoridades, de quienes reclaman el disfrute de sus calles, las cuales fueron tomadas por la inseguridad y la contaminación.

Este barrio, vecino de la zona comercial cercana al mercado de Bazurto, es visitado, según estadísticas, por cerca de 34 mil personas diariamente. Cuando el comercio cierra las puertas, sus calles quedan llenas de toda clase de delincuentes e indigentes.

“Tenemos problemas de inseguridad, nos falta iluminación en calles y callejones. Esta zona se convierte en baño público y hasta para encuentros amorosos. Y nosotros no queremos esto”, denunció Antonio Salem Torres, presidente de la Junta de Acción Comunal.

La comunidad necesita que el comercio se vincule para crear los frentes de seguridad empresarial, que se instalen reflectores y que el tránsito distrital despeje las calles de tantos camiones que imposibilitan la movilidad.

Los habitantes de El Prado se vienen organizando y empezó a limpiar el Callejón Flórez, uno de los más afectados y esperan que el Distrito y la Policía se vinculen.

Casa Comunal se cae a pedazos
Para los habitantes del barrio El Prado, la promesa de Manolo, no se ha cumplido. Su sede comunal, ubicada en una casona antigua, se cae a pedazos.

A ellos, les habían prometido convertirla en un gran mega proyecto, donde iban a contar con programas especiales para la infancia, la tercera edad, puesto de salud, programas del Sena, biblioteca, salón comunal y nada de esto se tiene.

Comenta con tu cuenta de facebook