Italia ya es el país del mundo con más muertos por coronavirus. En las últimas 24 horas han fallecido 427 personas más y ha superado a China, donde surgió la enfermedad. Cuenta con 3.405 decesos por culpa del Covid-19 frente a los 3.245 del gigante asiático. Según los últimos datos oficiales, publicados en la tarde del jueves por Protección Civil, en un día ha registrado 5.322 nuevos contagiados, un nuevo récord diario, por lo que la cifra total supera los 41.000. En China son casi 81.000 los infectados, pero la enfermedad ya está controlada entre los locales y sólo suma nuevos casos procedentes de personas que llegan del extranjero.

No por esperado el adelantamiento resultó menos doloroso para los italianos, que se preparan para una prórroga en las férreas restricciones a la movilidad para tratar de hacer frente a la pandemia. Cuando se cumplen 15 días del cierre de los colegios en todo el país, el primer ministro, Giuseppe Conte, reconoció en una entrevista publicada este jueves por el diario ‘Corriere della Sera’ que incluso cuando el coronavirus alcance su pico y el número de contagios comience a bajar, no se podrá volver de inmediato a la vida tal y como era antes.

«Está claro que las decisiones que hemos tomado, tanto el cierre de muchas actividades empresariales e individuales en el país como las relativas a la escuela, serán prorrogadas», adelantó Conte en la entrevista. Los centros educativos deberían abrir en principio el 3 de abril, pero es probable que el cierre se prolongue al menos hasta el 6 de mayo.

El comité técnico-científico que asesora al Ejecutivo habría señalado esa fecha como posible día del regreso a los colegios, según informa ‘La Repubblica’. Este grupo de expertos pone el ejemplo de China. Aunque ya no se producen nuevos contagios locales de coronavirus, cuyo foco inicial estuvo precisamente en el gigante asiático, en todo el país las escuelas permanecen clausuradas. La ministra de Educación italiana, Lucia Azzolina, no se ha pronunciado todavía sobre esta cuestión aunque asegura que el año escolar no se perderá y que el curso no se prolongará durante los meses de verano para recuperar las clases perdidas.

En su entrevista con el ‘Corriere della Sera’, Conte afirmó que, de momento, no está previsto adoptar nuevas restricciones, aunque amenazó con ulteriores prohibiciones si no se respetan las que ya existen. «Hay que utilizar el sentido común y actuar todos con la máxima conciencia. Las sanciones penales para quienes violan la ley están vigentes y se aplicarán de modo severo. Estoy de acuerdo con los alcaldes que han cerrado los parques y jardines. Una cosa es hacer deporte y otra transformar los lugares públicos en puntos de encuentro, lo que resulta inadmisible», comentó el primer ministro en el citado diario milanés.

Según los últimos datos publicados por el ministerio del Interior, del 11 al 17 de marzo las fuerzas del orden controlaron a un millón de personas que se encontraban fuera de sus casas, de las que más de 44.000 fueron multadas por violar las normas que prohiben salir a la calle excepto por motivos de salud, laborales o de necesidad, como hacer la compra. «Cada uno debe convertirse en vigilante de sí mismo. Así se evitarán eventuales ulteriores restricciones», pidió la ministra del Interior, Luciana Lamorgese, en declaraciones a ‘La Repubblica’.

«Esto significa que cada uno de nosotros debe saber utilizar conscientemente los espacios de movimiento que hoy se consienten, evitando los estilos de vida superficiales que ponen en peligro la salud de nuestras personas queridas y de toda la ciudadanía. De nuestras decisiones individuales depende el bien de todos», subrayó Lamorgese.

Comenta con tu cuenta de facebook