La Organización Internacional del Trabajo, anunció que la llegada del coronavirus podría provocar una crisis económica y laboral en el mundo, dejando a casi 25 millones de personas sin empleo.

La expansión de esta crisis sanitaria aumentaría el desempleo, el subempleo y la pobreza laboral, sin embargo, la organización indica que si hay ante esta amenaza una respuesta política coordinada a nivel internacional, las cifras serían mucho más bajas.

La OIT, advirtió que la llegada de este virus podría afectar directamente a las personas con trabajos mal pagados, a los menos protegidos, a los jóvenes, las mujeres y los migrantes.

Comenta con tu cuenta de facebook