Alcalde sugiere a UNGRD que en próximas convocatorias se amplíen los términos de publicación de los procesos licitatorios.

El alcalde William Dau Chamatt, recomendó a la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), ampliar los tiempos de publicación de las convocatorias de contratación de obra.
La sugerencia fue hecha en reunión con el subdirector de la UNGRD, Gerardo Jaramillo, quien presentó al mandatario distrital el avance del proceso del proyecto de protección costera de Cartagena, en su fase I, que contempla de El Laguito hasta el Centro Histórico.
El Alcalde también anunció que hará seguimiento a las obras sin afectar la que ejerza la interventoría del contrato para verificar que haya calidad en los trabajos finales y que se merecen los cartageneros.
En el segundo semestre de este año comenzarían las obras reales, después de superar varias fases a la etapa constructiva. El subdirector de la UNGRD, Gerardo Jaramillo Montenegro, explicó que en los procesos de convocatoria se presentaron 49 empresas para obra e interventoría, pero solo quedaron habilitadas 32, de los cuales 11 son de origen internacional y 21 de origen nacional y que se presentaron las empresas de mayor experiencia a nivel mundial en intervención oceanográfica de países como Holanda, Corea del Sur, Panamá, Brasil, México y Portugal.
La pluralidad de oferentes fue calificada como satisfactorio, porque este gobierno aspira que pueda acceder el mayor número de empresas nacionales e internacionales a los recursos públicos.
La fase inicial del proyecto será de 4.5 kilómetros, entre Bocagrande hasta el Centro Histórico, que llevará 6 espolones en Bocagrande; 3 rompeolas frente al Centro Histórico; 80 metros de conformación de playas en Bocagrande; una escollera longitudinal sobre la playa de Bocagrande; un sistema de drenaje pluvial en Bocagrande; y una protección marginal.
Esta fase está financiada con los $160 mil millones que aportan el Distrito ($60 mil millones) y la Nación ($100 mil millones).
Jaramillo Montenegro explicó que son 8 contratos que se derivan de esta obra que se deben desarrollar antes de poner la primera piedra, como cumplir el plan de manejo arqueológico, el perito de Dimar, la firma que hace seguimiento a la aprobación de Dimar. “Todo esto es previo al proceso constructivo y de manera paralela el componente de obra e interventoría, que son los que van a ejecutar el componente físico de la construcción”, explicó el funcionario.
El PNUD hará el acompañamiento del plan de gestión social, el cual ya fue contratado y desde hace dos semanas comenzaron el proceso de definición y caracterización con la población que se verá afectada de manera directa con ejecución del proyecto, en cumplimiento a lo que estipula la licencia ambiental de ANLA.
La fase II del proyecto se hará con recursos del Sistema General de Regalías, que permitirá avanzar en el componente de protección costera con una cobertura de 500 metros desde el Centro Histórico hacia el Cabrero.

Comenta con tu cuenta de facebook