El homicida, que será fusilado en Bielorrusia, cometió el crimen cuando estaba bebiendo con la mamá de la niña. La mujer pasará 25 años tras las rejas.

Fue el padre de la bebé el que encontró la horrible escena.

Al llegar a su casa descubrió a su pequeña Anna en medio de un charco de sangre.

Según la investigación, Viktar Sharhel, de 48 años, estaba tomando con la mamá de la menor, Natalya Kolb, de 26. En medio de los tragos, el sujeto golpeó a la niña antes de tomar un cuchillo de cocina y cortarle el cuello.

En Bielorrusia, según una ley aprobada por referendo en 1996, solo hombres entre 18 y 65 años son condenados a muerte, castigo que la Unión Europea ha pedido eliminar.

Comenta con tu cuenta de facebook