El proyecto de ley de autoría de los congresistas Fernando Nicolás Araújo y Enrique Cabrales tiene como objetivo reconocer el gran valor cultural que representa el ‘Cartagena Festival Internacional de Música’, pero además su aporte a la integración de la comunidad cartagenera y colombiana frente al conocimiento, disfrute y apropiación de la música universal.

“Este festival se celebra en Cartagena todos los años desde el 2007 como una actividad de formación musical, circulación de música, un espacio que le permite a todos los ciudadanos tener acceso a una expresión artística de calidad, pero además de encuentro cultural, y todo lo anterior es constitutivo del Patrimonio Cultural de la Nación” dijo el senador Fernando Nicolás Araújo.

El congresista además afirmó: «Hay quienes dicen que el patrimonio cultural es ‘lo que somos’ y precisamente en el CFIM encontramos un maravilloso tejido cultural que sintetiza esperanzas, potencialidades sociales, económicas y humanas, de ahí la importancia de este proyecto.

En Colombia, las manifestaciones sociales de la cultura se reconocen como hitos esenciales de la configuración de una nación diversa, pluriétnica y multicultural, por lo cual en el proyecto de ley también se definen instrumentos que permiten preservar el CFIM, pues su presencia es considerada como parte inaplazable de la vida cultural de Cartagena y de Colombia.

Qué es el CFIM

El CFIM en sus doce versiones hasta hoy, obedece al diseño de una actividad respaldada por la trayectoria de la Fundación Salvi, con amplio reconocimiento nacional e internacional como principal encuentro de la música académica en
Colombia (considerado entre los diez más importantes festivales del mundo en este género); como ámbito de encuentro ciudadano, de revalorización de espacios públicos de valor cultural, de formación (clases magistrales en música académica, lutería y producción escenográfica e iluminación), así como de acceso ciudadano, entre otros.

El Cartagena Festival Internacional de Música ha conseguido posicionar a la ciudad como un espacio de diálogo e intercambio cultural que mediante la organización de actividades artísticas y académicas dinamiza procesos relacionados con la cadena de valor de la música, hecho que aporta al desarrollo de la ciudad.

Comenta con tu cuenta de facebook