Defensores de los derechos humanos intentan esclarecer si Manuel Ozuna Tapias era beneficiario del Programa de Sustitución Integral de Cultivos Ilícitos.

El despiadado hecho contra el hombre de 67 años se registró en la vereda El Cerro, zona rural de San José de Uré.

Las autoridades confirmaron que la situación fue reportada por un ciudadano que llegó en horas de la mañana hasta la estación policial, en el casco urbano del municipio.

Allí, el testigo habría señalado que un grupo de hombres armados llegó hasta la finca de Ozuna Tapia para asesinarlo.

La Policía y el Ejército Nacional se dirigieron al lugar del homicidio, a donde es imposible llegar en un automotor por la inexistencia de tramos carreteables y reconocieron el cadáver.

La víctima presentaba una herida a la altura del cuello y su casa había sido incinerada.

El cuerpo del campesino fue trasladado a la morgue del municipio de Montelíbano.

Los defensores de derechos humanos en el sur de Córdoba aseguraron que Manuel Ozuna Tapia murió a manos de la banda criminal Los Caparrapos, en lo que sería una nueva incursión armada ilegal.

La Asociación de Campesinos del Sur de Córdoba, a la que pertenecía la víctima, exigió mayor eficacia de las autoridades para evitar que los sucesores del paramilitarismo tomen el control de la zona nuevamente.

Este no sería el único asesinato reciente en la zona. De acuerdo con las asociaciones campesinas, ocho agricultores más han sido ultimados en lo corrido del año.

Comenta con tu cuenta de facebook