Cansados. Así se sienten los habitantes de la séptima etapa del barrio Nuevo Bosque quienes en repetidas ocasiones han denunciado que todos los fines de semana un vecino enciende un picó a todo volumen, situación que los tiene muy afectados.

Ya son varias las quejas recibidas por parte de esta comunidad y lo peor es que no reciben apoyo por parte de la Policía, según denunciaron.

«Prenden ese aparato desde las 12 del día y no tienen problema en amanecer. Ya no dejan descansar», comentaron.

Agregaron que ante el fuerte ruido que produce dicho equipo deciden llamar a la Policía a denunciar el caso y lo que hacen cuando les contestan es cortar la llamada.

Si en la semana alguien cumple también prenden el picó sin importar las afectaciones que puedan causar a sus vecinos.

El temor de los afectados es mayor debido a que el dueño de la vivienda es pensionado de la Policía y además tiene un hijo en dicha institución.

«Ya varios vecinos han reclamado y se han ganado problemas con ellos. Nos da miedo decirles que bajen o apaguen el equipo», señalaron.

Ante la indefensión de que son víctimas los habitantes del barrio, se espera que las autoridades brinden apoyo a la ciudadanía.

Este hecho también ocurre en otros sectores de la ciudad con lo que afectan a muchos cartageneros.

Comenta con tu cuenta de facebook