Siguen las amenazas contra los líderes sociales en Bolívar.

En esta oportunidad la víctima es Claudia Casseres Lujano, actualmente trabaja por los derechos de la población LGBTI en el municipio de Turbaco.

Esta mujer, que fue víctima de violencia sexual a manos de paramilitares, actualmente trabaja por los derechos de la población LGBTI en el municipio de Turbaco.

Casseres Lujano, quien también es miembro de la mesa departamental LGBTI, recibió graves amenazas de muerte por parte de hombres encapuchados que llegaron hasta la puerta de su vivienda, ubicada en el barrio El Talón de Turbaco.

“Fue tipo 11 de la noche cuando ya casi toda la comunidad estaba durmiendo. Llegó un grupo de seis hombres a mi casa para amenazarme a mí, a mi pareja, y a las otras personas que nos estaban dando un alojo. Nos dijeron que si no nos íbamos en dos horas o antes del amanecer, iban a prender la casa”, contó Casseres Lujano.

Aseguró que en medio de las amenazas, los desconocidos expresaron mensajes que van en contra de la igualdad de género. “Nos decían que íbamos a dañar a la comunidad y al pueblo”.

Debido a esta situación, la líder abandonó el municipio así como su actividad que busca la defensa de los derechos de la población LGBTI.

“Tengo miedo que estas personas vayan a arremeter contra mí. Tuve que salir corriendo para otro municipio más lejano y parar el trabajo que vengo haciendo. Sin embargo lo voy a seguir”, manifestó.

La líder LGBTI le envió un mensaje claro a la Unidad Nacional de Protección (UNP). “Pido que se tomen las medidas correspondientes, pues otras dos personas más que están en la mesa también han sido amenazadas de muerte. Son cosas que duelen, pero la comunidad debe entendernos somos personas de bien”, puntualizó.

A estas amenazas de muerte se suman las que recibió Yirley Velasco, en el corregimiento de El Salado, en El Carmen de Bolívar.

Comenta con tu cuenta de facebook