Lo ocurrido en Brasil está conmocionando al mundo entero. Una mujer de 27 años, Rosana Cándido, ha matado a su hijo, Rhuan Silva, de solo nueve años, apuñalándolo al menos doce veces mientras dormía porque quería que el pequeño fuera una chica. Fue el 31 de mayo cuando esta mujer y su novia, Kacyla Pessoa, de 28 años, acordaron matar al niño, informan varios medios.

Según las autoridades brasileñas, hace un año la madre del menor y su pareja amputaron al pequeño sus partes íntimas para que fuera una chica. Para ello, según la investigación, habrían seguido las instrucciones de un vídeo de internet, haciéndolo ellas mismas en su domicilio.

Además, le vestían con ropa para niñas y le dejaron el pelo largo, para cambiarle también el nombre y ponerle uno femenino. Sin embargo, el pequeño se negaba, razón que les llevó a querer acabar con su vida.

Tras asesinarlo, intentaron deshacerse de su cuerpecito, aunque no lo lograron. Quemaron parte del cadáver del pequeño en una barbacoa, mientras que escondieron otros restos en una maleta que arrojaron en una alcantarilla y en dos mochilas que guardaron en su propia casa.

Tras ser detenidas, ambas confesaron el crimen, informan varios medios. Según dijeron ellas mismas a los investigadores, usaron «herramientas rudimentarias» para castrar al pequeño porque «quería ser una niña».

La madre del pequeño afirmó ante los agentes que el niño era una carga para su relación con su pareja. También aseguró que sentía «odio» y no amor hacia su hijo porque le recordaba a su padre, que supuestamente la habría maltratado en el pasado.

Comenta con tu cuenta de facebook