El mediocampista de Ecuador, Luis Estupiñán, protagonizó una de las escenas más emotivas del Mundial Sub 20 al no poder contener sus lágrimas luego de recibir la medalla de bronce.

Mientras los jugadores celebraban el histórico tercer lugar, Estupiñán se apartó de sus compañeros y sentado solo en el podio que se armó para la premación contempló la medalla hasta que su llanto fue imposible de aguantar.

Con el transcurso de las horas se conoció su historia. Cuando tenía apenas un año de edad perdió a su mamá y hace ocho años falleció su hermana mayor.

«En segundos pasaron muchos recuerdos de mi infancia por la cabeza. Duros momentos que viví, los cuales los superé con esfuerzo y ahora aún pienso si esto no es un sueño», expresó Estupiñán a diario El Universo.

Mi madre Melay García falleció cuando yo apenas tenía un año de edad, entonces mi papá (Carlos Estupiñán) tuvo que ser padre y madre para mis cinco hermanos y yo», agregó.

Al contar lo sucedido con su hermana, recordó con nostalgia. «Comenzó a ahogarse, se le llevó al hospital, pero, nada, se nos fue».

Además de su mamá y hermana, la medalla también fue dedicada a los esfuerzos de su padre.

«Para los tres va esta medalla. Para mi mamá y mi hermana que no alcanzaron a ver este triunfo, pero que desde el cielo festejarán y me darán fuerzas para seguir. Y para mi papá, que pese a no tener un trabajo fijo y para quien todos los días era una aventura conseguir un empleo, pero aún así nunca nos faltó con un plato de comida. Recordé los días en que pese a sus necesidades sacaba los 25 centavos y me daba para que fuera a entrenar».

«En medio de los sueños de un niño le decía: Algún día te voy a recompensar papá. Por eso, llevarle esta medalla y dársela por el Día del Padre significa mucho para mí, es algo inexplicable. Pero, esto solo es el inicio: Quiero poner un negocio para que él deje de trabajar y esté tranquilo», indicó.

El volante de 20 años, que también se ha desempeñado como extremo en Mushuc Runa, recibió en la cancha el respaldo y abrazo de sus compañeros y el propio seleccionador Jorge Célico.

Comenta con tu cuenta de facebook