Por una deuda que supera los 32 millones de pesos, la empresa Electricaribe procedió a suspender el servicio de energía al frigorífico Supercarnes de Magangué.

Pese a las gestiones comerciales no se ha logrado un acuerdo comercial y ante esa situación se hizo efectivo el corte del fluido eléctrico.

La empresa reitera que este tipo de medidas se hace necesaria cuando los usuarios son renuentes al pago y de paso se reconectan de manera ilegal a las redes de propiedad de Electricaribe.

Frente a esta situación, la compañía espera que se logre un acuerdo de pago y así restablecer el suministro de energía a este cliente comercial.

 

Comenta con tu cuenta de facebook