En permanente zozobra están los habitantes del municipio de Morales, sur de Bolívar, ante lo que podría ser una tragedia si continúa creciendo el río Magdalena.

Dicen que no se quieren ni imaginar lo que haría el río, que amenaza con llevarse los 240 metros de muralla desprotegida y que desde hace unos cinco años no le hacen ninguna clase de mantenimiento.

La preocupación es tal que los habitantes de Morales dicen que el mandatario ha sido negligente por no actuar para evitar que se registre una tragedia.

“Nos preocupa lo que pueda suceder. Ya vivimos una experiencia horrenda y no queremos que se vuelva a inundar el pueblo, que afecta los cultivos, animales y a los moraleros», dijo un habitante.

Las imágenes tomadas en los últimos días reflejan como crece el brazo del Magdalena en el rio Morales, donde cada vez toma más fuerza para golpear de manera directa a las murallas que cubren el pueblo.

“La gente sufre ante la indolencia social de la administración, que imploran intervenir las murallas, pues temen que la tragedia vuelva al pueblo”, dijo otro habitante de este municipio.

Para los pueblos anfibios, como se cataloga muchos municipios del sur de Bolívar, el agua en una bendición y así lo demuestran los cultivos que con la mano de los campesinos y productores de la región sacan sus cosechas que amenazan con tener pérdidas incalculables porque les toca literalmente combatir con la naturaleza. A sabiendas que el alcalde sabe y conoce la situación que se vive cuando se inician las inundaciones.

El temor de los moraleros obedece a que las cosas tomen otro color y por eso están esperanzados en que los trabajos que debe ordenar el alcalde sean dignos para esta población.

“Con sacos no se soluciona el problema de inundaciones en los municipios anfibios de Bolívar, y de todas las poblaciones Morales siempre ha sido el mas sufrido y le ha tocado la peor parte”, expresaron varios habitantes.

Comenta con tu cuenta de facebook