La catedral de Notre Dame de París ha sido devastada por las llamas. Un virulento incendio declarado este lunes por la tarde en el monumento más visitado de Europa ha arrasado la parte superior del icónico templo, del siglo XII, y ha derrumbado la aguja que coronaba la torre principal.

El fuego ha provocado una densa columna de humo amarillenta visible desde varios puntos de la ciudad y ha expulsado un manto de cenizas ante los ojos de estupefacción de centenares de parisinos y turistas, agolpados en los puentes de las inmediaciones.

Un portavoz del cuerpo de bomberos ha confirmado que el fuego se ha declarado alrededor de las 18.50 horas de este lunes y ha apuntado que las labores de extinción se han visto dificultadas por el complicado acceso que presenta la catedral. El alcalde del distrito 4 de la ciudad, Ariel Weil, ha asegurado que todos los bomberos disponibles de la ciudad se han trasladado al lugar.

Las llamas se han extendido con rapidez por la parte superior del edificio y han engullido por completo la aguja del templo, que estaba rodeada de un andamiaje por las obras y ha acabado cediendo. Gran parte de la estructura superior del edificio se ha visto afectada.

Las primeras informaciones apuntan a que el origen del incendio podría estar vinculado a las obras de restauración que se están efectuando en el tejado de la catedral de Notre Dame. La restauración contaba con un presupuesto estimado de 6 millones de euros y debía prolongarse hasta 2022. Para su realización, se habían instalado unos enormes andamios que alcanzaban los 100 metros de altura.

El teniente de alcalde de París, Emmanuel Gregoire, ha detallado que los bomberos están centrando sus esfuerzos en salvar el arte y las piezas de valor incalculable almacenadas en la catedral. Según un portavoz de Notre Dame, toda la estructura de madera que se erigía en el templo se está quemando y es probable que sea destruida.

“Tenemos que ver si la bóveda que protege la catedral se ha visto afectada o no”, ha dicho en declaraciones a AFP. En cuanto a los bienes que alberga el interior de Notre Dame, el portavoz ha apuntado que “los objetos sagrados se conservan en la sacristía”, y se ha mostrado esperanzado en que las llamas no alcancen esa zona del templo.

El origen del incendio podría estar vinculado a las obras de restauración que se estaban llevando a cabo en el tejado de la catedral

Por el momento se desconoce si se han registrado heridos o víctimas mortales. Las autoridades lo están tratando como un accidente, aunque la Fiscalía de París ha anunciado que ha abierto una investigación para esclarecer las causas del incendio.

La Policía de París ha acordonado la zona y ha desalojado a los numerosos turistas que se encontraban dentro del templo. Centenares de personas se han concentrado en los puentes de alrededor de Notre Dame y han sido testigos de la virulencia del incendio, que formado una columna de humo de color amarillento y ha expulsado cenizas.

En un mensaje en las redes, las autoridades policiales han pedido a la gente que evite la zona de la catedral y facilite le paso a los bomberos y los equipos de emergencia que se están trasladando hasta el lugar.

 

Ante el devastador incendio, el presidente Emmanuel Macron se ha visto obligado a posponer 20 minutos antes de su emisión un discurso televisado en respuesta a la crisis de los “chalecos amarillos”. El mandatario ha difundido un mensaje en las redes en las que ha mostrado “el dolor de toda una nación” ante el terrible incendio, y ha enviado “sus pensamientos para todos los católicos y todos los franceses”. En estos momentos, Macron se encuentra en el lugar del incendio y está previsto que se reúna con la Policía para conocer más detalles sobre el suceso.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, también se ha desplazado hasta el lugar y ha lamentado en Twitter el “terrible incendio”. Hidalgo ha informado de que los Bomberos de París están tratando de controlar las llamas. Además, ha pedido a los ciudadanos que respeten el perímetro de seguridad establecido por las autoridades para que los efectivos de bomberos puedan trabajar.

Kaissia Rouan, que se encontraba en el parque adyacente al templo, aseguró a Efe que “cuando llegaron los bomberos ya había muchas llamas que salían del tejado” de la catedral. “Hemos visto mucho humo, pensábamos que era por las obras que están haciendo. Cada vez había más, nos hemos ido a la parte delantera y nos han desalojado para evitar que nos afectara el humo. Hemos visto las llamas salir de la catedral. Es muy triste”, aseguró la turista visiblemente afectada.

Mientras el fuego ganaba terreno a la estructura del edificio, centenares de personas se han concentrado en los puentes de los alrededores de Notre Dame y han contemplado cómo el monumento más visitado de toda Europa, con un total de 11 millones de turistas cada año, era pasto de las llamas.

Texto tomado La Vanguardia

Comenta con tu cuenta de facebook