Después de debatirse varios días entre la vida y la muerte en una clínica de la ciudad, en las últimas horas el corazón de una mujer de 41 años identificada como Zulaima Chico Vargas, dejó de latir tras recibir un balazo que terminó afectando sus órganos vitales.

Todo el tormento para los familiares de la fallecida, empezó el pasado lunes 5 de noviembre, luego que ella protagonizara una fuerte pelea con la hija del propietario de una chatarrería ubicada cerca de su vivienda en el barrio Lo Amador. Al parecer, la mujer enfurecida celaba a su marido con Zulaima.

En medio de ese altercado, Chico Vargas, se salvó de ser agredida por uno de los hermanos de su contrincante, conocido en la zona como “Arnaldito”. Sin embargo, “la rasquiñita” quedó, ya que precisamente ese hombre que le quería pegar, recibió una tremenda cachetada a manos del compañero sentimental de la hoy occisa, quien salió a defenderla.

En la noche del martes 6 de noviembre, “Arnaldito” y su padre de nombre “Arnaldo, vieron a la víctima fatal caminando cerca de la chatarrería de su propiedad. Por eso, minutos después ambos decidieron salir de sus viviendas fuertemente armados, presuntamente con la intención de cobrar venganza y asesinar a Zulaima Chico Vargas.

Los dos hombres llegaron a la casa de la mujer de 41 años y sin importar la presencia de dos de sus hijas, uno de ellos le dio un certero balazo en el abdomen que la dejó bastante malherida y llena de sangre.

Un primo, auxilió a Zulaima y la trasladó hasta la Clínica Cartagena del Mar. Allí, desafortunadamente no la pudieron atender, por lo que tuvo que ser trasladada a la Clínica Crecer, donde la intervinieron quirúrgicamente, pero ante la gravedad de las heridas falleció en la noche de este lunes.

De la víctima fatal, se conoció que se ganaba la vida vendiendo pescados y deja tres hijas.

Comenta con tu cuenta de facebook