Pese a que la empresa Electricaribe ha agotado todos los mecanismos tendientes a lograr el pago de la facturación corriente, vencida y financiada de la Fundación Renal de Colombia, entidad que en la actualidad es la responsable de la operación del Hospital de Magangué, no ha sido posible obtener la cancelación de las obligaciones por concepto del consumo de energía.

Por tal motivo, Electricaribe tomó la decisión de iniciar los trámites de terminación del contrato de prestación de servicio con este centro asistencial por una deuda que a la fecha asciende a la suma de $390 millones correspondiente a cuatro meses de deuda.

“Por diferentes medios hemos intentado lograr un acuerdo con este centro hospitalario, pero ante el incumplimiento de la obligación se ha tomado la decisión de terminarles el contrato”, aseguró Jorge Rivero, Gerente de Electricaribe en Bolívar Sur.

Es importante anotar que por definición del Contrato de Servicios Públicos, en el numeral 46 contempla en qué condiciones se pierde el derecho al servicio: “Pérdida del derecho al suministro del servicio público en caso de ocurrencia de alguna de las causales contempladas en la Ley 142 de 1994, en la Resolución CREG (Comisión Reguladora de Energía y Gas) 108 de 1997 y en el presente contrato de servicios públicos y que necesariamente conlleva a la terminación del contrato de servicios públicos”.

Los directivos del Hospital Magangué fueron notificados de la decisión tomada para que proceda a contratar con otra empresa comercializadora de energía el suministro para sus instalaciones.

Cabe señalar que la compañía ha prestado oportunamente el servicio a dicho hospital, sin embargo, se han venido incumpliendo reiteradamente sus obligaciones.