Las empresas ya se encuentran constituidas y están a la espera del estudio de la firma Nippon Koei Lac-TPD-Selfinver. Habitantes del suroriente se quejan de la falta de rutas.

“Para coger un bus por este sector me toca caminar seis cuadras. Es un desafío, un calvario”. Esta es la historia que dicen vivir a diario Yulieth Visbal Yanes y la mayoría de los residentes del barrio Moderno, en la Localidad Suroriente, de Barranquilla.

Mientras espera el bus, la mujer de 26 años dice que confía en que con la integración del servicio de transporte urbano de la ciudad, que comenzaría el próximo año, se puedan “crear o reestructurar rutas de buses para que lleguen hasta su barrio” y poder desplazarse con mayor facilidad por la capital del Atlántico.

Para ese propósito, las empresas de transporte conformaron dos grandes operadores que se encargarán de manejar el servicio que, además, a futuro se espera que se integre con Transmetro y el Tranvía (en caso de ejecutarse el proyecto).

El primero se denomina Operador Uno y el segundo, Opecaribe S.A.S. Allí deben quedar incluidas las empresas de los municipios de Galapa y Puerto Colombia.

Esta organización de los transportadores, que es el inicio del proceso de integración del transporte de los municipios miembros del área metropolitana, va dirigida a su estructura operacional, a través de acuerdos de cooperación empresarial, pues las empresas conservan sus personerías jurídicas.

Más costo

Visbal Yanes, quien trabaja como supervisora en un hotel en el suroccidente de Barranquilla, dice que para poder llegar a su lugar de destino toma diariamente una mototaxi o un bicitaxi, a los que les paga $2.000, para que la traslade hasta la vía Circunvalar con calle Murillo y ahí tomar un bus ($2.000) que la lleve hasta su lugar de trabajo.

“Prefiero pagar ese dinero a llegar tarde al trabajo. Porque la otra solución es caminar y es muy desgastante: uno llega cansado y sudado por el sol que hay a las 11:00 a.m. que me toca salir”, afirmó la mujer, que reside en la calle 41C con carrera 22. Por este sector solo pasa la ruta A 1-3 Galán de Transmetro, pero en su recorrido de salida.

“Todo el mundo prefiere caminar o tomar una moto, a perder ese poco de tiempo sentado en esa ruta alimentadora”, señaló.

Cuando sale de trabajar dice que hace el mismo recorrido y tiene los mismos gastos, esta vez no evadiendo el sol, sino la inseguridad.

Por su parte, Wilfrido Ortega Salas, quien maneja bicitaxis en el barrio Moderno, dijo que por las escasas rutas de buses en el sector, diariamente transporta hasta 60 personas para tomar una ruta o para llevarlos hasta su lugar de residencia.

Señaló que si una persona tiene como destino la calle 30, son seis cuadras que debe caminar. Si va con destino a la calle Murillo, debe recorrer la misma cantidad de calles. En cambio si va hacia Las Torres o la carrera 8, son cinco cuadras.

“Es cansón para ellos y para mí también cuando me toca coger bus. Uno lo piensa porque sabe que caminar con sol, lluvia o ante la mirada de los ladrones, no es fácil”, expresó Ortega Salas, de 48 años.

Alianza Sodis, una de las empresas de Opecaribe, ofrece desde ya el servicio móvil plus.
Modernización

El propósito del proyecto de integración es que el usuario con una tarjeta pueda usar tanto el servicio colectivo como el sistema Transmetro, lo que en concepto del Distrito reducirá los gastos a las familias.

Según el Área Metropolitana de Barranquilla (AMB) hay dos procesos que van de la mano: uno es el técnico, que tiene relación con la estructuración de las leyes del transporte metropolitano, las cuales se están definiendo con la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN), entidad que contrató el consorcio Nippon Koei Lac-TPD-Selfinver para que diseñe y realice la estructuración técnica, legal y financiera del sistema.

Otro aspecto es el diseño conceptual, que es cómo será el esquema de la integración. Actualmente se trabaja en el diseño operacional, que es cómo se va aplicar el sistema de transporte. Para hacer estos diseños, el AMB dividió el área metropolitana en 323 sectores para estudiar, uno a uno, las condiciones del transporte público.

El diseño final de esta estructura se conocerá una vez la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN) emita las conclusiones del estudio que está realizando. Según Opecaribe, esto estaría listo en noviembre próximo.

Con el nuevo modelo los usuarios usarán como mecanismo de pago una tarjeta, tendrán tarifa diferencial y wifi, de acuerdo con las primeras conclusiones del FDN.

El experto en movilidad de la Universidad del Norte, Víctor Cantillo, cree que la integración es una “política correcta” y un avance importante en la modernización del transporte público.

“Se unifica el medio de pago y se utiliza cualquier sistema de transporte con una tarjeta y el usuario puede realizar transbordos, sin costo adicional”, afirmó.

Para Cantillo, deben ser precavidos y “no caer en el riesgo financiero” que ha pasado en otras ciudades.

En su concepto, no se debe permitir que los ingresos del sistema impidan cubrir los costos que van a demandar. “Es necesario realizar una estructuración financiera muy apropiada, porque si no el sistema puede entrar en crisis y genera déficit, como pasó en Bogotá”.

Comenta con tu cuenta de facebook