Lo que era un disfrute en compañía de familiares y amigos, pasó de la felicidad a la tristeza gracias a la acción de los violentos.

En el sector 11 de Noviembre del barrio El Milagro se convirtió en una escena de un crimen. Horas antes, la víctima estaba de parranda con sus allegados.

Durante gran parte de la  tarde y noche, Yesid Alejandro Ramos Martínez, de 22 años, departió con un hermano y varios amigos. El panorama cambió promediando las 10 de la noche del domingo cuando llegó hasta el lugar un taxi con tres personas a  bordo.

Justo el conductor detuvo la marcha frente a la vivienda donde estaba Ramos Martínez.

El correr de los segundos presagiaba lo que sucedería. Ellos, mientras seguían departiendo, observaron la llegada del taxi.

También alcanzaron a ver cuando uno de los ocupantes descendió del carro y caminó hacia ellos.

Casi como en cámara lenta, ellos vieron cuando el sujeto sacó un arma de fuego que tenía y sin expresar palabra alguna comenzó a dispararles.

En resumen, tres balas impactaron a Yesid Alejandro Ramos Martínez, quien quedó tendido en el lugar, al borde de la muerte.

Cometido el acto delictivo, el asesino corrió hasta donde sus acompañantes y se desaparecieron en cuestión de segundos del lugar.

Mientras, los acompañantes de Martínez, en medio del susto por lo ocurrido, trataban de auxiliar al amigo, que estaba malherido.

Como pudieron, lo trasladaron a la  mega urgencia de la Clínica Blas de Lezo, pero todo estaba sentenciado. Yesid Alejandro dio su último suspiro debido a las graves lesiones en su cuerpo.

Después de un plan candado desplegado por miembros de la Policía Metropolitana gracias al seguimiento hecho por las cámaras de seguridad, los tres delincuentes fueron capturados en el barrio Castillogrande y puestos a disposición de la Fiscalía.